MONOGRÁFICOS

Los del Guadalquivir

1982 -- Actualidad

Los del Guadalquivir es uno de los grupos más importantes del mundo de las sevillanas, también es el grupo con mayor número de obras cofrades que se han convertido en éxitos. Pero no queda ahí la cosa, Los del Guadalquivir cosecharon en la época dorada de los ochenta una infinidad de éxitos como por ejemplo “Sevillanas del Búcaro”, “Alegría de feria”, “Sevillanas del grillo”, ¡Ay si vivieran!, “Cumpleaños feliz”, “Sevillaneando”, “La señorita primavera”, “Torre de babel”, “Bodas de oro”, “Hay que romper la pandereta” entre otras.

El grupo Los del Guadalquivir 1985
El grupo Los del Guadalquivir 1985

Así mismo, sus éxitos cofrades gozan de una popularidad exagerada en Sevilla, donde muchas de sus composiciones se han transformado con el paso de los años en verdaderas marchas cofrades, tocados por la mayoría de hermandades sevillanas a nivel nacional y de provincia. Temas tan emblemáticos como “Costalero”( conocida también como “La canción del costalero”), “Resucitó en Sevilla”, “Orgullo cofrade” (Capillita), “Noche de la Inmaculada Concepción”, “Macarena coronada”(sevillanas que cantaron a la Virgen Macarena desde un balcón en el 25 aniversario de su coronación), etc.

Ángel Sánchez Berenguer, funda a principios de los 70 un grupo que se hacen llamar Guadalquivir 74, juntando para ello a varios amigos del mismo barrio sevillano “Pio XII”. El grupo entre esas fechas sufrió varios cambios en su plantilla y se dedicaban a cantar en fiestas y verbenas aunque con poca difusión.

Entre vaivenes del destino, su miembro fundador hace replantearse de nuevo la plantilla de sus integrantes para dar forma a lo que posteriormente iban a ser Los del Guadalquivir.

Primer disco de Los del Guadalquivir. Pepe y María
Primer disco de Los del Guadalquivir. Pepe y María

Nacen al mundo discográfico con un discreto álbum titulado “Pepe y María” (Homenaje a la pareja sevillana), editado por Rafael Izquierdo (Izquierdo producciones discográficas). Un disco con arreglos de ellos mismos y de Paco Ruiz. En el disco ya se empieza a notar la esencia del grupo, con temas de buena calidad como “Sevilla parece…”, o el alegre “Tajaita de melón”. Un disco compuesto de sevillanas y rumbas donde destaca ante todo la ilusión por el triunfo en el mundo de la música. Manuel Jesús Jurado “Manolín”, Ulises Pozuelo, Ángel José Sánchez Berenguer y Manuel Márquez “Manolito” han sido desde siempre sus integrantes más conocidos, aunque por su plantilla también han desfilado muchos otros.

La autoría de una gran cantidad de temas estaban a cargo de “Los hermanos Sánchez Berenguer”, formado por Ángel J. Berenguer (miembro del grupo y su portavoz) y José María Berenguer, ambos cerebros fundamentales del conjunto, aunque J. M. Berenguer nunca perteneció al mismo. También muchos de los temas son compuestos exclusivamente por Ángel J. Berenguer. Cabe destacar que los hermanos Berenguer también eran los “managers”, haciendo en la mayoría de ocasiones de promotores y de relaciones públicas.

A parte también la autoría de muchas composiciones estaban a cargo de Manuel Jurado y otras tantas por Manuel Márquez, como dice el refrán, “yo me lo guiso, yo me lo como”, un grupo que se hizo a sí mismo y que destacó por ésta razón entre tantos otros, con un estilo propio, bastante peculiar y atractivo para el público.

Los del Guadalquivir 1983
Los del Guadalquivir 1983

Como ya mencionamos, su principal inspiración fue siempre la Semana Santa, pero eran conocidos por hacer sevillanas de temáticas nunca tocadas antes por ningún artista del género. Aparte de eso la alegría característica que irradiaban sus temas, elevando siempre la ilusión de su público hasta la enésima potencia. Sevillanas feriales, alegres, pegadizas, inconfundibles entre tantas otras. Como ellos mismos decían, -sevillanas que “te alegraban la vida”-. También cabe destacar el uso de polifonía en sus voces, pocas veces explotado antes de la aparición del grupo y que posteriormente muchos otros recogieron el testigo. Incluso han cantado con sus esposas, en el tema que lleva por título “Cuando el río suena”.

Su primer disco no tuvo repercusión alguna entre el público y pasó sin penas ni gloria por aquél lejano 1982, pero sirvió para encauzar lo que iba a ser el grupo Los del Guadalquivir en años posteriores. Pero no fue hasta el año siguiente donde Los del Guadalquivir cosecharon éxitos sin precedentes con unas de las sevillanas más bailables de aquél año “Las sevillanas del búcaro”, con letra y música de Ángel José Berenguer, que se incluían en un álbum titulado “Algo nuestro”. Con una competencia brutal por aquel entonces con sevillanas tan emblemáticas como “Tengo en mi casa un tambor” o el “Por Dios Dolores” de Ecos de las Marismas, “Las sevillanas del búcaro” fueron unas de las que más se bailaron en la feria de 1983, sonando en muchas emisoras a nivel regional y nacional.

Ellos mismos lo vaticinaron en la portada de su disco con una nota que decía “Vamos a poner el búcaro de moda” y así fue. Aunque no eran las sevillanas de las favoritas del grupo en ese álbum, como pregonaba Ángel, pero su composición estaba hecha “a mala idea” para romper los esquemas del éxito, con los tintes pegadizos de sus compases. Toda una bomba de relojería que se pega al oído la primera vez que la escuchas.

Los del Guadalquivir a finales de los ochenta
Los del Guadalquivir a finales de los ochenta

Al año siguiente, Los del Guadalquivir volvieron a cosechar éxitos con su álbum “Con estilo”, donde se incluyen unas de las sevillanas más bonitas del grupo y más populares, “¡Ay, si vivieran!”. Es raro encontrar una sevillana melancólica que abra un disco de Los del Guadalquivir, pero en éste 1984 hicieron una clara excepción.

No fue hasta el año 1985 donde el grupo realizó por así decirlo su “obra maestra” con una joya musical titulada “A pulso”, donde abría el disco las “Sevillanas del grillo”, ya de por sí éxito del año y nacionalmente conocida, pero no sólo ese tema destaca en dicho álbum, hay otras joyas indiscutibles como “Sevillanas del padre”, “Cuídate” o la joya de la corona “Hay que romper la pandereta”, una de las cumbres entre sus composiciones con una hermosa letra en protesta por la imagen a veces equívoca de Andalucía a ojos del mundo, los Hermanos Sánchez Berenguer fueron los responsables de ésta pieza exquisita del mundo de la composición que aún hoy en día pone los pelos de punta a los aficionados.

Luego siguieron discos de éxitos destacados como el disco Canta con nosotros, con unas sevillanas del mismo título donde destaca la alegría de vivir de la que hacen siempre gala en sus discos. En la sevillana cada uno en solitario hace cada una de sus cuatro partes, otra novedad hasta la fecha que luego imitaron tantos otros.

Discos de la época actual del grupo

También en el disco abría la cara A del mismo unas sevillanas que sonaron mucho por aquel entonces, “La señorita primavera”. Posteriormente vinieron magníficas obras como Un caudal de alegría, donde se recogían temas tan sonados como el “Cumpleaños feliz”, el polémico “La Virgen no tiene dueño”, "Adivina adivinanza”, “Despiértate”, “Viva la gente” o una de sus cimas cofrades ”Orgullo cofrade”. Una joya de álbum en ritmo y composición, con arreglos de Pepe Sánchez y con las guitarras de Enrique de Melchor y Tomatito. Cuando el río suena es el título del siguiente año, donde se incluyen otro de los temas más hermosos del grupo, “Torre de Babel”, pero aparte de éste, hay otra joya cofrade que los catapultó junto al éxito del “Orgullo cofrade” del año anterior a ser el grupo con mayores éxitos cofrades por sevillanas, tema que lleva por título “Resucitó en Sevilla”, sevillanas cofrades que pegaron muy fuerte ese mismo año 1988.

La canción cofrade culmen del éxito llegó a principios de los años 90 con un tema titulado “Costalero”, convirtiéndose en marcha pocesional desde ese mismo año hasta nuestros días.

El grupo tuvo un descenso en popularidad en los 90, y con ello la fatídica noticia del abandono del elenco de dos de sus integrantes, uno de ellos continuó su carrera en solitario. Manolo Jurado es conocido aparte de pertenecer al grupo también como solista, con una bellísima voz y un estilo muy particular. Antonio Moreno y Juan Escobar entraron en “reemplazo” de Manuel Márquez y Manuel Jurado, pero ésta “disolución” fue parcial, puesto que en el 2010 el grupo volvió a formarse con sus integrantes originales.

Redacción: Juan A. y J. Luis Casado / Canal Sevillanas

Publicación 1987 Un caudal de alegría

Los del Guadalquivir, -Ángel, Manolo, Emilio y Ulises-, un grupo que con humildad, pero con mucho esfuerzo, han logrado auparse para estar entre los conjuntos de élite de los cantes por sevillanas, van a seguir enviando al mundo un mensaje de esperanza e ilusión a través del disco que han preparado para la primavera de 1978, tal y como ya hicieran en 1986 con “Canta con nosotros”. Frente a la desesperanza y el pesimismo que pueda reinar entre la gente, Los del Guadalquivir están dispuestos a aportar su granito de arena y hacer un poco más feliz al personal. Ya lo cantaban en la primavera 86: “Canta/canta con nosotros / intentando ser feliz / cantando con alegría / con Los del Guadalquivir”.

Pues bien, el trabajo discográfico –grabado a mediados de noviembre de 1986- que con mucho mimo han preparado para la próxima Feria se titula genéricamente “Los del Guadalquivir… Un caudal de alegría”. Ángel Sánchez a quien se puede calificar como “alma mater” del conjunto, precisa que “en 1986 fuimos designados por el público como el grupo de sevillanas más alegre y en 1987 vamos a seguir en esa línea. Queremos enviar un mensaje de alegría y de esperanza”.

Las letras y músicas corresponden a Ángel Sánchez y Manuel Jurado, Manolín, también componente del grupo. “Somos –señala Ángel- el único conjunto autónomo, pues nosotros nos componemos nuestros propios temas y no llevamos ninguno de otros compositores”.El que se lance con motivo de la primavera será el octavo disco de sevillanas que pongan en el mercado Los del Guadalquivir, que tienen en su historial títulos como “Blas Infante”, “Sevilla eterna”, “A pulso” y “Canta con nosotros”.

Ulises Pozuelo, Manuel Jurado, Manuel Márquez y Ángel José S. Berenguer. Los del Guadalquivir
Ulises Pozuelo, Manuel Jurado, Manuel Márquez y Ángel José S. Berenguer

Ellos son los creadores de las archiconocidas letras de “El búcaro”, “El grillo”, “¡Ay si vivieran!” (popularmente denominadas la de los pintores), “Alegría de feria”…

Para 1987 tienen depositadas muchas esperanzas en sevillanas como “Adivina adivinanza”, que seguramente será la que abra el disco. Exponen en ellas una serie de pistas para tratar de adivinar qué ciudad es a la que se canta. Por supuesto, la adivinanza no será en absoluto difícil, pero queda la respuesta a cargo del público. En “Caramba, caramba”, con una mezcla de toná corralera, rociera, bullanguera… se canta a quien en Sevilla no se pierde –o no le gusta perderse- ninguna fiesta: Feria, Rocío, cruces de mayo, etc.

El tema rociero del disco puede que sea polémico, pues a buen seguro, no sentará bien en Almonte. “La Virgen no tiene dueño” es el título del tema, cuyo estribillo dice: “Y porque soy rociero / aunque no sea almonteño / tu manto voy a tocarte / y a hombros voy a llevarte / la Virgen no tiene dueño”.

Pero es con “Viva la gente”, título de la sevillana donde se condensa el “leit motiv” del trabajo, donde más ilusiones están depositadas. “Es un tema de alegría, pero hecho con seriedad y, a la vez, es sentencioso”, comenta Ángel Sánchez. La letra dice así: “Viva la raza de hombres / que van caminando juntos para conseguir / un mundo mejor / donde puedan sonreir / Vamos todos juntos / que será menor la carga / y más fácil conseguir la fraternidad / y juntos poder vivir / ¡Viva la gente! / Viva la gente que todavía tiene fe / en que ese mundo de ensueño / donde el amor sea el dueño / todavía puede ser”.

José María Aguilar

COMENTARIOS
© www.canalsevillanas.com | Política de Cookies | Canal Sevillanas 2011-2015 | Web fundada 03-05-2011 | Sevilla (España).
Utilizamos cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.  |  Más información
X